El cultivo del miedo en el norte

0
148

Asunción, 4 de diciembre de 2017 (Inecip-Paraguay). Con mucho éxito se desarrollaron los grupos de discusión con distintos actores de las ciudades de Horqueta, Pedro Juan Caballero y Santa Rosa del Aguaray para recoger sus percepciones acerca del impacto de los grupos armados en el norte del país. Crece la sombra de los grupos vinculados con el narcotráfico en Concepción, Amambay y San Pedro.

El miércoles 29, el jueves 30 de noviembre y el viernes 1 de diciembre se realizó un Grupo de Discusión sobre los resultados preliminares acerca del impacto de la presencia de grupos armados en el norte, específicamente en los departamentos de Concepción (Horqueta), Amambay (Pedro Juan Caballero) y San Pedro (Santa Rosa del Aguaray). El Prof. Dr. Juan A. Martens es el coordinador de esta investigación denominada Desafíos del desarrollo en contextos de grupos armados, llevada a cabo por INECIP-PY y la Universidad Nacional de Pilar. Un proyecto financiado  por  el  CONACYT a  través  del  Programa  PROCIENCIA  con  recursos del Fondo para la  Excelencia de la  Educación e  Investigación –  FEEI del FONACIDE.

Grupo de discusión realizado en Horqueta.

El objetivo de los grupos de discusión –en el que participaron actores del sector industrial, comercial, productivo, religioso y estatal– era el de recoger las percepciones de los líderes de cada sector para luego contrastarlas con los resultados obtenidos relacionados al impacto social, político y medioambiental. La presencia de grupos armados en el norte se evidencia en la estigmatización de la población, la migración, la transformación de las organizaciones sociales que pasan a tener un tinte cooperativista, el miedo reinante en la zona, aumento de la agricultura de tipo empresarial y disminución de la agricultura familiar campesina. En la práctica judicial se hizo común la ejecución de condenas, es decir, se eliminó la presunción de inocencia mientras que los operadores y operadoras de justicia temen la aplicación de la ley en el ejercicio de sus funciones.

Al hablar de grupos armados en el norte, se debe diferenciar los estatales como la Policía Nacional, Fuerzas Armadas, SENAD y CODI-FTC, y a los no estatales como el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), Ejercito del Mariscal López (EML), Agrupación Campesina Armada (ACA), Comando Vermelho (CV), Primer Comando Capital (PCC), narcotraficantes y otra criminalidad organizada. Para esta investigación se toma la definición de grupos armados no estatales propuesta por Naciones Unidas: “tienen el potencial de emplear armas en el uso de la fuerza para alcanzar objetivos políticos, ideológicos o económicos; no están dentro de las estructuras militares formales de los Estados, alianzas entre Estados u organizaciones intergubernamentales; y no son controlados por el Estado o Estados en que operan”.

Si bien el grupo más mediatizado es el EPP, el mayor impacto que sienten los pobladores y pobladoras del norte proviene de los narcotraficantes. “Medimos la capacidad de letalidad en cuanto al control de territorio, tenencia de armas y cantidad de asesinatos: el Comando Vermelho y Primer Comando Capital son los que ponen en más riesgo la institucionalidad. Además dedicarse al narcotráfico, también trafican con seres humanos”, resalta Martens, quien además agrega que en los tres departamentos estos grupos presentan casi las mismas características.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here